Quantcast

Arco del triunfo

Arco del triunfo

El arco del triunfo de Barcelona, si bien representa al clásico arco del triunfo romano, se creó en el s.XIX, concretamente en 1888 para la Exposición Universal de Barcelona. Hoy en día es uno de los enclaves principales de la ciudad, todo un símbolo de la misma, y ha sido el escenario de numerosos conciertos, la meta de muchas carreras deportivas, y un lugar hermoso para pasear en cualquier época del año.

Lo diseñó José Vilaseca a nivel de arquitectura, pero contó con la ayuda de destacados escultores catalanes de su época para desarrollar toda la parte escultórica – quien conozca un poco de escultura contemporánea reconocerá estos nombres: Josep Reynés, Josep Llimona, Antoni Vilanova, Torquat Tasso, Manuel Fuxá y Pere Carbonell.

La Exposición Universal de Barcelona fue todo un evento que trajo avances muy importantes para la ciudad. Se desarrolló en el Parc de la Ciutadella, donde años atrás se emplazaba el ejército y se guardaba el ganado, y es que no fue hasta el 1951 cuando el ayuntamiento de Barcelona adquirió esos terrenos para destinarlos a aumentar el atractivo turístico de la ciudad. La Exposición Universal fue el punto de inicio de un cambio de mentalidad en lo que era Barcelona y de un giro para convertirse en una de las ciudades más avanzadas de Europa. Y visto está que lo consiguieron.

El arco del triunfo era precisamente la puerta de entrada a la exposición, y su ubicación era justo la que tiene hoy en día. El paseo de Lluís Companys era el Salón de San Juan, una larga avenida de 50 metros de ancho, donde destacaban las balaustradas de hierro forjado, los mosaicos del suelo y unas grandes farolas, todo ello diseñado por Pere Falqués y que aún hoy en día podemos disfrutar cuando paseamos por el mismo. En este tramo del paseo pusieron 8 grandes esculturas que mostraban a personajes ilustres de la historia de Cataluña.

Aspectos arquitectónicos y artísticos del Arco del Triunfo

El arco del triunfo tiene un claro estilo neomudéjar y alcanza los 30 metros de altura. Está construido con ladrillo cerámico, mayólica (que no es más que loza con esmalte metálico) y piedra artificial.

En el friso superior, el principal – y entiéndase aquel que nos encontramos cuando nos ubicamos de cara a la Ciutadella- podemos ver la Adhesión de las naciones al concurso universal, obra de Josep Reynés. En él se muestra a la ciudad de Barcelona, quien recibe a los países que participan en la Exposición. La figura central es una personificación de Barcelona, hecho que se muestra en el escudo de la ciudad condal que luce en el pecho. Está rodeada por Cibeles, diosa de la Madre Tierra, coronada con una torre; y Palas Atenea, diosa de la guerra, la civilización, la sabiduría, las artes y la justicia, quien lleva un escudo con las letras P y F, en alusión al Progreso y la Felicidad. Sobre este relieve se encuentra el escudo de la monarquía española, acompañado por dos leones y las columnas de Hércules. Tambié se muestran la corona real y el Toisón de Oro.

Trabajo de Josep Reynes en el Arco del triunfo de Barcelona

En el friso ubicado en el reverso del friso principal está la escultura de Josep Llimona, La recompensa. Representa el reparto de recompensas y galardones a los participantes en la Exposición. Nuevamente está protagonizado por una alegoría de Barcelona, con el escudo en el pecho como la anterior, y envuelta por personajes mitológicos. Siguiendo el estilo del friso principal, se muestra un escudo real con dos leones que sostienen las columnas de Hércules, y la inscripción Plus ultra.

Trabajo de Josep Llimona en el Arco del triunfo de Barcelona

En las esculturas laterales podemos ver alegorías a las ciencias, las artes, la agricultura y la industria. En la escultura de Antoni Vilanova el comercio está personificado por el dios Mercurio, a agricultura por unas figuras que llevan bandejas con alimentos, y la industria por una rueda dentada.

Trabajo de Antoni Vilanova en el Arco del triunfo de Barcelona

En la escultura de Torquat Tasso la figura de Apolo lleva en la mano una llama, símbolo del progreso que conduce la industria, y con la otra señala a una mujer que lleva una paleta de pintura, quien representa el arte.

Trabajo de Torquat Tasso en el Arco del triunfo de Barcelona

En las torres angulares del Arco se encuentran un total de doce figuras aladas como alegorías de la Fama, unas tocan trompetas y otras sostienen ramas de laurel. Ésta es la forma en que se representa la gloria de la ciudad de Barcelona y el éxito de la exposición.